jueves, 7 de agosto de 2014

La importancia del Director Financiero | Y de entrevistarse con el Gerente de Finanzas

Compartir
Después del la expropiación, a los accionistas, inversores públicos, acreedores financieros, proveedores y empleados, realizada por Gowex, cabe reflexionar más profundamente sobre la importancia del Director Financiero o Gerente de Finanzas de las empresas en las que invertimos, o a las que financiamos con crédito comercial

Será de vital relevancia el entrevistarnos personalmente con el Director Financiero,
F2F, bis a bis, para conocer de primera mano si esta es una persona cualificada y sensata o cabal como condiciones mínimas necesarias.

De no ser así, podemos llevarnos sorpresas como las del "escurre bultos" del Director Financiero de la tan afamada Concursada, que por su imagen y perfil profesional en LinkedIn más bien parece un agricultor con traje, manteniendo todos los respetos a tan honesta, como subvencionada, profesión como la de la Agricultura. 
Podemos asimilar la figura del "Buen Director Financiero" (abreviemos a BDF), al rol del gestor de un Fondo de Inversión. Debe liderar el poder financiero de la empresa cuyas finanzas gestiona, domando los impulsos de la dirección gerencial. 

El BDF deberá realizar la planificación financiera de los estados de tesorería, de la suficiente holgura de financiación de inversiones y del capital circulante, materialización de de desinversiones, continuar con el control financiero -seguimiento de cumplimiento del planning y corrección o gestión de las desviaciones- a través de la toma de decisiones financieras de la gestión de los fondos generados por la actividad, gestión del capital corriente con la flexibilización de la rotación de stocks, plazos medios de cobro de clientes u otros deudores como administraciones públicas, así como la gestión del plazo adecuado para pago a proveedores, a través de los convenientes medios de pago.

El BDF, en definitiva, a de ser capaz tanto de gestionar el día a día económico-financiero de la empresa, sobre el flujo de ventas, compras, cobros y pagos, como de instrumentar las tácticas financieras más adecuadas para cada trimestre o ejercicio económico, y finalmente trazar las estrategías financieras convenientes para dotar la necesaria sostenibilidad financiera a la empresa cuyas finanzas representa, pese a que los responsables últimos de los estados financieros que presente sean a cuenta de los administradores societarios.

Por último, el BDF se deberá preocupar por retribuir convenientemente a los aportantes de capital a su mercántil, vía dividendos u otro tipo de retribuciones que drenen con otra sutileza la cuenta de resultados. Sin olvidarnos de los bancos, que deben de obtener su rentabilidad por la financiación y servicios prestados.
El BDF deberá negociar con sus bancos para que la rentabilidad que obtenga por su operativa y crédito sea algo razonable, tampoco excesiva, en uso de la negociación bilateral con la colectividad de su pool bancario, a su favor, en aprovechamiento de la competencia crediticia dentro del sistema bancario interno, u obteniendo financiaciones alternativas más económicas si pudiera acceder a las mismas.
Por todo ello, que será vital que tanto el comercial responsable de ventas como los analistas de crédito, o director financiero contrario, se entrevisten con el director financiero de la contraparte a la que estamos financiando. 
De nada sirve vender, si la venta no se cobra (para el mundo Comercial).
Mejor no invertir si desconoces el negocio de la empresa, o desconfianzas del buen hacer de la dirección financiera o gerencial gestora de la destinataria de los fondos que dispones (para la Inversión).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario!

Artículos en PORTADA