lunes, 13 de junio de 2011

El Pacto de Caballeros Caso México

Compartir
Amigos lectores de MyF internacional, mi colaboración en esta ocasión es para hablarles sobre los monopolios y oligopolios en México, uno pensaría que en un país tan grande en México debería tener una proporción de más millonarios per cápita que la mayoría de los países latinoamericanos pero lamentablemente no es así, esto se debe a que el poder político y empresarial llegaron a acuerdos fundamentales durante el proceso de cimentación del México moderno.
Durante la guerra fría y posguerra en México existían muchas fábricas y empresarios mexicanos que con el contubernio del gobierno estaban creando grupos de poder, esto para poder ayudar a mantener a la dictadura perfecta del PRI, esto se lograba prometiendo a los empresarios que se organizaran bajo los “sindicatos” empresariales apoyados por el gobierno y realizar pactos con las centrales obreras oficiales para mantener al obrero y campesino en condiciones de fácil sometimiento, con la condición de que el gobierno les garantizara la desaparición de su competencia y evitando la entrada de las compañías extranjeras y si entraban tenía que ser en desventaja a la industria nacional.
Pero dentro de éstos pactos entre las cúpulas de poder económico y político existía un convenio entre los grandes empresarios
y este era que cuando surgiera un sector sólo podían entrar los que tenían la autorización del gobierno y los demás empresarios no podían competir en esos nuevos sectores, por lo cual se crearon grandes monopolios y oligopolios tanto en el sector empresarial como en los sindicatos de los obreros, llevando a crear los monopolios como Grupo Bimbo, Telesistema Mexicano, Quimex, Grupo Bailleres, ICA, Grupo Alfa, Vitromex, entre otros, y si le sumamos los monopolios del estado como Imevisión, Telmex, Pemex, Altos Hornos de México, Minería, CFE, CLyFC, entre otros.
No debemos olvidar que el centralismo que vivió México durante los años de la guerra y posguerra logró que los estados estuvieran supeditados a todo lo que pasaba en la capital, es increíble pensar que en un momento de la historia de México más del 60% del PIB no petrolero se creaba en el centro del país llevando a la miseria a muchas entidades federativas, pero con el tiempo otras dos ciudades fueron creciendo para intentar mediar el gran poder económico del centro, son Guadalajara que creció gracias a ser el centro de desarrollo de la región del Bajío y Monterrey el gran poder económico de la grandes fábricas de acero, carbón, metales y ganadero del norte del país.
Cuando el gobierno del PRI vendió a finales del siglo XX sus grandes monopolios públicos pasaron a ser monopolios privados a los empresarios que les fueron fieles durante los periodos anteriores o muchas de las empresas quebraron por la apertura económica que hubo desde la década de los ochentas, en dónde se ratificaron los pactos de no meterse en la actividad del otro empresario. Eso hizo que se fortalecieran y se amasaran grandes fortunas en México.
Lo más interesante de este relato es que ciertos sectores desde un inicio existía la competencia como en el sector financiero, tanto así que como lo comenté en uno de mis contribuciones pasadas fue castigado el sector con la nacionalización de sus bienes por el simple hecho de ser más poderosos que el mismo presidente.
Esto ha puesto un escenario muy interesante en los primeros años del siglo XXI, ya que con la convergencia tecnológica que está sucediendo la globalización de las grandes corporaciones internacionales, existe un espacio muy amplio para la competencia, pero para que realmente existiera la competencia alguien tenía que romper con el gran pacto de caballeros y el único que se atrevió fue Carlos Slim, el gran magnate mexicano que tiene el mayor monopolio privado de comunicaciones en el mundo TELMEX, pero este empresario empezó en la industria textil acorde a su legado, pero su imperio no solo es Telmex y America Movil (Telcel), esta el Grupo Carso, el cual tiene a la cadena de restaurante y tiendas de mayor abolengo el Grupo Sanborns después de una compra privada a la familia Sanborns, luego tenemos el Grupo Condumex, el principal fabricante de tuberías de acero y cobre en México, Construcutora Carso, la cual compró después de su quiebra y actualmente está participando en la ampliación del Canal de Panamá.
Como verán amigos lectores este personaje es un empresario y ha roto el pacto de caballeros que tenía la cúpula empresarial y como decimos aquí alborotó el gallinero y espero que sea el inicio de una guerra entre los empresarios y se dejen esos tontos pactos de caballeros en la historia y se pongan a competir y dejar sus zonas de confort y todo el pueblo de México se vea beneficiado, ya que esta competencia no solo es en la parte de los servicios, si no en la parte más sensible de la economía, los sueldos, al ver competencia los salarios van a ir aumentado y el mercado laboral se va hacer más dinámico como lo son ciertos sectores como el financiero, laboratorios farmacéuticos, industriales en los que nunca existió dicho pacto.
Espero que esto ayude a los empresarios Españoles a comprender más la ideología y la psique del empresario mexicano en general, y sepan que México está ávido de inversiones inteligentes, el problema es encontrar los asesores adecuados para que dichas inversiones sean exitosas. Si tienen alguna pregunta o dudas al respecto con mucho gusto se las ampliaré les dejo mi twitter para lo que se ofrezca @adiazv3
Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario!

Artículos en PORTADA