miércoles, 8 de julio de 2015

Reestructurar el Endeudamiento de tu Empresa con Solvencia y Excelencia | Lo opuesto que Grecia

Compartir
Ahora que vemos como Grecia es incapaz de reestructurar su deuda, por tener el mix diabolico al que le somete su endeudamiento y situación económica (falta de liquidez y débil solvencia) vamos a comentar como empresas solventes, como modelos de negocio y gestión exitosos -la excelencia comparable frente a uno mismo y frente a terceros pares- pueden recurrir a la banca a reestructurar sus pasivos financieros aprovechando el momento de buena evolución del negocio (facturación) y márgenes (resultados) y liquidez (vía generación de recursos vía cash flow, gestión de capital corriente y desinversiones), que son tres factores de los que Grecia adolece, renegociando su deuda y dinero nuevo para repagar en situación de reducción de la producción interior, incremento de déficit y falta de liquidez. 

Comparando estos dos tipos de situaciones o polos opuestos, nuestras empresas pueden recurrir ha realizar refinanciaciones o reestructuraciones de deuda -en sentido positivo es indiferente, como prefieran llamarlo- para reducir el coste de los gastos financieros, recuperar límites de crédito y poner en valor la situación alcanzada para afrontar con garantías los siguientes pasos del desarrollo empresarial a medio plazo. 

La reflexión que deben hacer empresarios y financieros es: ya que las cosas nos van bien, por qué no permitirnos el lujo de hacer un informe corporativo, con breves explicaciones de donde se viene y ha donde se va en términos económicos, y emplear de la mano de este soporte un poco de tiempo en negociar nuevas condiciones de financiación con la que amortizar anticipadamente deuda recibida anteriormente con prima de riesgo y liquidez, reflejados en el diferencial de interés, superiores a los que podemos acceder hoy gracias a la lluvia de fondos del BCE insertada al sistema, aprovechando para mejorar el interés y por qué no el plazo o modalidad de crédito.
Empresas con buenos niveles de patrimonio neto, bien capitalizadas con aportaciones o por acumulación de reservas, que gocen de buena posición de liquidez (por generación de flujos de efectivo ordinarios o extraordinarios) y márgenes al alza (en términos absolutos y/o relativos, ya que con un "mero" crecimiento de la facturación con un mantenimiento de tasas de margen los resultados son mayores en Euros), no deben de tener problemas en ejecutar un plan de reestructuración de sus deudas.. eso que ahora a Grecia tanto le esta costando, inclusive de obtener dinero nuevo o de facilidades revolving con una aportación de garantías societarias o extrasocietarias adecuadas. 

Cada cual es responsable de su solvencia y de sus finanzas, de su gasto y ahorro

Las empresas bien gestionadas y bien financiadas son las que luego podrán financiarse a futuro más correctamente, con mayor acceso a crédito -en importes y plazos- y en mejores condiciones financieras, tomando así las riendas sobre su sostenibilidad a largo plazo de forma responsable, bien para afrontar un crecimiento con las herramientas suficientes o para contar con una mejor posición negociadora con la que gestionar con mayor confianza las operaciones de compra y venta, los margenes y en definitiva resultados futuros de la empresa, pues también es posible la mejora de resultados con una facturación constante, todo depende del valor añadido que se aporte en el ciclo de producción cara a la comercialización de esta.

Es un momento a aprovechar, porque lo de Grecia es un asunto de mucho ruido y, de momento, pocas nueces para el resto de economías, y esperemos que en el caso de un Grexit esto quede controlado por los mecanismos supranacionales establecidos años atras como base de otras medidas extraordinarias que pudieran ser de nueva aplicación temporal.

Si hay que asumir una quita de su deuda, asumase, pero fijense mecanismos para recuperación vía tasa de interés en función de la consecusión de objetivos a medio y largo plazo en su posible recuperación económica a futuro, o que lo vistan en forma de bullet, los acreedores han de ser capaces de razonar que pueden hacer con esos créditos para una recuperación sostenible de los mismos. 
Grecia debe tomar nota tras su n-esima quiebra, pero España: miratelo bien.. cuando el gasto excede a los ingresos, y las nuevas inversiones no generan rentabilidad, más pronto que tarde llegará el día que venga otro a imponerte la austeridad y eficiencia en tus procesos y decisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario!

Artículos en PORTADA