lunes, 21 de marzo de 2011

Toda fortaleza esconde una debilidad, toda debilidad una fortaleza

Compartir
Lo dice el Tao Te Ching.

Tienes una cuenta de 3 millones de dólares y estás operando en el mercado de futuros. Quieres posicionarte en el mercado alrededor del nivel 100 porqué estimas que habrá un movimiento al alza hasta 150.

Deseas tomar posiciones con 1.000 contratos. La experiencia, la información privilegiada, la tecnología punta, el conocimiento sobre cómo funcionan los mercados y el tamaño de tu cuenta, son tus puntos fuertes.

Pero también sabes que no puedes comprar 1.000 contratos de una tacada. No puedes porqué los primeros los comprarías a 100, y los siguientes a 110, luego a 120, a 130 y al final tu propia orden de compra llevaría el precio por encima de 150. Al promediar tus posiciones te quedarías en el mercado con una entrada muy pobre en un nivel del que te sería difícil salir. Esta es tu debilidad.

¿Cómo solucionar eso? ¿De qué manera un trader institucional va a entrar en el mercado sin mover el precio en su contra?


Solamente puede hacerlo paso a paso, tranquilamente, despacio, con posiciones modestas. No puede entrar una orden de compra demasiado grande.

Al ser que la expectativa es alcista, lo ideal sería un movimiento bajista inicial. De esa manera si el precio pasase de 100 a 90 tú podrías comprar en la caída y frenar al precio quizás al rededor de 100...

¿Esperarás a que el mercado caiga? Podría ser que no lo hiciera, así que tal vez te interese crear una caída del precio. Si movieses el mercado por debajo de 100 harías saltar los stops de los que han entrado largos esperando un movimiento alcista. Estas personas entrarían en pérdidas y tendrían que cerrar sus largos. Cerrar los largos significa ejecutar ordenes de venta y eso llevaría el precio a la baja.

Entonces ¿qué puedes hacer? Crear un rápido movimiento a la baja para que estas personas salten de sus posiciones y entrar con una gran cantidad de contratos para frenar esa caída.

Fíjate: para que un león pueda entrar comprando, primero venderá.

Tal vez puedas vender 200 contratos a 100 y lograr que el precio caiga a 90 y comprar 300 contratos a 90. Con tu maniobra te has posicionado 100 largos. 200 cortos que llevabas menos 300 largos, son 100 largos. Posiblemente si compras 300 de una tacada frenes la caída y lleves el precio ligeramente hacia arriba, supongamos que hasta el nivel de 100.

Ya estás dentro del mercado con 100 contratos pero atención, tú quieres comprar 1.000 así que tu toma de posiciones no ha hecho más que empezar. ¿Cómo sigues desde ahí para que puedas colocar los otros 900 contratos?

Fácil, tienes que vender 200 contratos más y cuando el precio caiga comprar 300. De esta manera estarás dentro con 100 contratos más que sumados a los primeros 100 te darán ya un 20% de tus posiciones.

No te interesa que el precio se escape así que cualquier movimiento al alza desde el nivel 100 será defendido con una venta de contratos por tu parte que lo frene. Si Vendes 300 comprarás de nuevo 400, siempre más largos que cortos y siempre que vendas lo harás en bloques grandes para que el precio asuste a los traders menos experimentados o con posiciones más débiles (lo que suele querer decir, con menos recursos económicos y por tanto, menos capaces de aguantar un movimiento en contra).

Si observas cualquier mercado verás que, o bien está moviéndose en tendencia (alcista o bajista) o bien está oscilando entre una área de soporte y otra de resistencia... Cuando el mercado se mueve de forma lateral, cuando congestiona y parece que cualquier desplazamiento en una u otra dirección no prospera, ten por seguro que los traders institucionales están posicionándose.

Ellos no pueden operar de una sola tacada, así que orquestarán una maniobra progresiva y más lenta de lo que pudiera parecer, en la que irán tomando posiciones (o soltando posiciones) de forma progresiva y constante.

Si entiendes este concepto clave, si de verdad haces un esfuerzo por comprender lo que necesitan hacer las manos fuertes, te harás con una pieza muy importante del puzzle sobre la estructura y funcionamiento de los mercados.

Esa debilidad suya, que nace de la fortaleza de tener cuentas tan grandes, puede ser explotada por un trader más modesto. Si aprendes a identificar cuando los profesionales están entrando al mercado, podrás entrar con ellos. Si aprendes a identificar cuando están saliendo, podrás salir con ellos.

Esta información está en el Time & Sales, que refleja el tamaño de las posiciones negociadas y si lo hacen en el Ask o en el Bid. Puedes analizar también el rango de las barras, el volumen, y el cierre. Con esto basta.

Una vela que hace nuevos mínimos, con mucho volumen, y que cierra lejos del mínimo, tiene que ser una vela en la que se ha negociado mucho (de ahí el volumen), en la que han comprado muchos contratos (de ahí que el cierre esté lejos del mínimo), y en la que hay actividad profesional: los leones acaban de comprar.

La información está ahí, solamente tienes que aprender a leerla y a contextualizarla.

vC

1 comentario:

  1. muy interesante esta explicación sobre la operativa de las manos fuertes y su implicación para el inversor minorista!!

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario!

Artículos en PORTADA