jueves, 21 de mayo de 2009

Coches enchufados

Compartir ¿Te imaginas llegando a casa y poniendo a cargar la batería del móvil… y la del coche?.

Pues de momento, sólo podemos imaginarlo, porque aún no se sabe en España dónde podremos enchufar el cargador de nuestro vehículo eléctrico. Y eso que estos modelos están a la vuelta de la esquina –vamos, que mirando por el retrovisor se les ve llegar-.
Para 2010, el Gobierno quiere que haya 2.000 de estos nuevos modelos –entre instituciones, empresas y particulares- circulando por nuestras carreteras y que para el 2014 sean un millón. Las ciudades piloto para que el proyecto empiece a marchar son Sevilla, Madrid y Barcelona.
No hace ruido, no tiene embrague, ni cuentarevoluciones, y no es más difícil de conducir que los actuales vehículos: recojamos pues con los brazos abiertos a nuestro amigo verde, el coche eléctrico.

Ventajas

- El consumidor pagará el 65% menos si carga la batería de su coche que si lo llena de gasolina. El coste aproximado de recargar un vehículo eléctrico estaría en 1,5 € por cada 100 km, mientras que un coche de gasolina gasta entre 6 y 8 €.
- A la vista de que la dependencia del petróleo puede costarnos muy cara desde el punto de vista político, económico y estratégico y que se está agotando al doble de la velocidad prevista, parece deseable que busquemos alternativas en las energías renovables. Tengamos en cuenta que el sector del transporte consume un tercio de la energía mundial.
- En un mundo altamente preocupado por las emisiones de CO2 y el cambio climático, el principal atractivo de estos coches es que no contaminan. Cuando el deseado millón de vehículos eléctricos esté rodando en sustitución de los convencionales, las emisiones en nuestro país podrían reducirse en un 20%. Con el fin de que la temperatura del planeta no se eleve al ritmo que lo está haciendo, nuestro reto está en lograr una reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero, y ésta podría ser una de las vías de solución.
- Estos coches tienen menos ruido y vibración, no dan ni el más mínimo tirón ni se percibe traqueteo. La eficiencia de un motor eléctrico se sitúa en torno al 80 ó 90%, mientras que la de combustión está en el 20%.

Inconvenientes

Lo que podremos ahorrarnos en su mantenimiento vamos a gastarlo en la compra: un coche eléctrico es hasta un 20% más caro que uno de gasolina. Se calcula que habrá que desembolsar entre 3.000 y 4.000 euros más.
¿Esto es una innovación?
El coche eléctrico no es un invento nuevo. Existe desde hace décadas, pero los estados nunca lo han respaldado. Sin ayudas ni apoyos a la investigación, costaba más, tiraba poco, tenía unas baterías enormes y muy poca autonomía. Ahora las cosas han cambiado, y la contaminación del planeta y el agotamiento de las energías fósiles han hecho que los gobiernos de todo el mundo se agarren a esta alternativa como la única tabla de salvación. Además, muchos ven en él la mejor manera de reflotar el maltrecho sector automovilístico.

Viabilidad

La idea de crear vehículos híbridos, que tengan la posibilidad de moverse con electricidad y que, cuando sus baterías se agoten, puedan funcionar con gasolina, parece la más viable por el momento.
Algunos apuestan por las baterías de ion-litio, las mismas que utilizan los teléfonos móviles, muy eficaces por su pequeño tamaño en relación a su gran capacidad, aunque son caras.
La empresa china BYD ya lanzó en 2008 un coche mixto, eléctrico y de gasolina, el F3DM, recargable en un enchufe casero. Según sus previsiones, en 2015 será el primer fabricante de coches en China y para 2025 quiere situarse como el primero del mundo.
BYD (cuyas siglas en inglés corresponden a Build Your Dreams, construye tus sueños) ha apostado por unas baterías de hierro, más baratas, fabricadas con una materia prima más abundante, más seguras que las de litio y más estables a temperaturas elevadas, algo importante en caso de accidente. El F3DM es un vehículo de aspecto absolutamente convencional, es decir, que el diseño chino no brilla por su originalidad, pero parece que su tecnología sí es novedosa.
Para 2011 BYD quiere introducir en Europa otro modelo, el E6, totalmente eléctrico con autonomía de 300 km. Su precio estará en torno a los 16.500 €.
Dudas sobre los recursos necesarios vs. los disponibles

¿Habrá energía suficiente?

No está claro. Si ahora ya hay picos que provocan colapsos, ¿qué podría pasar con todo el parque móvil enchufándose cada día? Se habla de una red inteligente de alimentación bidireccional que consiga que los vehículos aparcados puedan vender la energía acumulada a la red en caso de necesidad, algo que suena a ciencia ficción y que las propias eléctricas no creen posible antes de diez años.
Las compañías creen que los coches tendrán que recargarse sobre todo por la noche, en las horas de menor consumo. Eso permitiría aprovechar más la energía eólica que ahora se desperdicia. En España somos líderes mundiales, pero estos molinos a veces suministran el 40 % y otras sólo el 1%, y lo hacen principalmente por la noche. El problema es que la energía que proporcionan no se puede almacenar, y a veces hay que parar el sistema porque sobra producción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario!

Artículos en PORTADA